viernes, 13 de julio de 2007

Esteban Areta (1932-2007)

Tras siete años en Tercera y con Benito Villamarín al mando, el Real Betis consigue en los años sesenta una generación de futbolistas que llevaron al equipo del ascenso del 59 a jugar la Copa de Ferias en el año 1961. Entre estos hombres se encontraban Eusebio Ríos, Luis del Sol, Rogelio, Ansola, ... un gran conjunto que ha pasado a la historia del beticismo.


Esteban Areta fue uno de los futbolistas de esta generación. Nacido en Pamplona en 1932, se inició futbolisticamente como delantero centro en el Oberena, hasta que recaló en las filas del Osasuna. Años después firmaría con el Real Oviedo, club con el que debutó en primera en el año 52 marcando un gol al Atlético de Madrid. Tras dos años en el club asturiano (en el consiguió 23 goles en 58 partidos), recala en el FC Barcelona de Kubala, Ramallets y Luis Suárez. En la Ciudad Condal no logra afianzarse como titular a pesar de sus buenos números como goleador. Ficha dos años más tarde por el Valencia, en el que comenzó a retrasar su posición.

Al año siguiente Benito Villamarín piensa en él para dar el salto a Primera División. Así es como llega en 1957 al Real Betis, del que no se movería ya en toda su vida. En su primera temporada, el ascenso. Y en la segunda, la sorpresa: en 1958 y tras quince años sin un derby en primera, se enfrentan Sevilla y Betis en el Estadio Sánchez Pizjuan, que se inauguraría con este partido. Final: 2-4. Esteban Areta marcaría el tercero. En los siete años siguientes ayudó al equipo a la consolidación en la élite, esta vez desde la posición de lateral izquierdo. Como lateral fue incluso internacional absoluto en un partido contra Argentina en 1961. En su último año como bético se consigue una plaza para la Copa de Ferias. Colgó las botas en el Cádiz.

Pero volvería al Betis, esta vez como técnico para sustituir a Daucik. Posteriormente se haría cargo durante muchos años de la cantera del club, sacando a multitud de jugadores, entre ellos Rafael Gordillo.

Bético de los que llegan y no se van. Tanto es así que el pasado lunes 9 de Julio, se sacó el abono del cuarto anillo, para ver a su Betis, en su centenario, desde lo más alto. Descanse en Paz.